domingo, 9 de marzo de 2014

Champiñones rellenos de tomate y queso de cabra (sí, no sólo como dulces)




Sí, es cierto lo que ven vuestros ojos, una receta salada! ¿O pensabais que os iba a hinchar a dulces en cada post? No os quiero empalagar más de la cuenta, y hoy, para que veáis que también me preocupa comer verduras y estar sana, os traigo una receta super fácil, super rápida, y además llena de vitaminas. Es perfecta como aperitivo, o como entrante; pero entonces contad con unos tres o cuatro champiñones por persona. Y lo más importante, que a vuestros invitados les guste el queso de cabra.

Para los que no conozcáis aún las propiedades de los champiñones, estos pequeños hongos (o no tan pequeños, por que los que he utilizado en esta receta eran como la palma de mi mano!) son fáciles de cocinar, y están llenos de minerales y otros componentes como selenio (antioxidante), fósforo, magnesio y potasio. Son perfectos para luchar contra el colesterol y tienen vitaminas del grupo A, B, C y D. Vamos, casi todo el alfabeto de las vitaminas.

Ahora si, aseguraos que vuestros champiñones son de procedencia segura. No vale recoger setas de cualquier lugar para preparar esta receta y luego llevarme a juicio por intoxicaros. Así que lo digo ya; en el caso de que os haya entrado la tremenda necesidad de ir a cosecharlas (aunque en Valencia no sea ni el lugar ni la temporada indicada), os dejo un pequeño artículo de la web cocinayvino, en el que nos explican como distinguir las setas venenosas más comunes. Y aunque no vayáis, no está mal estar informado.

Yo por mi parte, tengo recuerdos buenísimos de mi infancia, en los que mi abuelo nos llevaba a mi y a mis hermanos a cosecharlos pronto por la mañana, después de noches lluviosas, y era una verdadera gozada para unos enanos como nosotros. En fin, que me lío. Después de este regreso al pasado, y también de confirmaros que si, he comprado estos champiñones en el super más cercano, cuyo nombre no diré; vamos con la receta.



Champiñones rellenos de tomate y queso de cabra

Ingredientes (Para 4 personas)
  • 12 champiñones grandes
  • 1 tomate maduro
  • 120g de queso de cabra (aprox. medio rulo)
  • 30g de nueces picadas
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Paso a paso

Precalentamos el horno a 180º con ventilador.
Escaldamos el tomate. Mientras se calienta el agua, lo lavamos, le retiramos el tallo, y por la parte de abajo le hacemos un corte superficial en forma de cruz. Lo bañamos en el agua hirviendo durante unos 30 segundos. Lo sacamos y cuando esté frio, lo pelamos. Troceamos y cocinamos en una sartén con un chorrito de aceite para preparar un sofrito.
Mientras se cuece el tomate, cortamos el rabo de los champiñones y limpiamos la tierra. Yo los froto con un trapito; si los pasais bajo el agua, toda la que absorban la soltarán luego durante la cocción y el relleno quedará aguado. Los colocamos boca arriba en una bandeja de horno forrada de papel sulfurizado.
Colocamos en cada champiñon media cucharadita de sofrito, y tapamos con el queso de cabra desmigajado. Salpimentamos los champiñones, los regamos de aceite, y al horno durante unos 18 minutos.
Servimos con una ensalada y unas nueces picadas, ligeramente tostadas en la sartén.

Notas
  • Otra opción para la presentación, es ponerlos al horno en una cazuelita de barro, como las que se usan para hacer crema catalana o natillas. Además de mantenerlos calientes hasta la mesa, el sobrante de queso que se escurre durante la cocción quedará recogidito dentro, y seguro que le sacáis partido luego con un buen trozo de pan =P


Espero que os guste.
Un beso y gracias por leerme! =)

1 comentario:

  1. Gracias por esta receta facil, que seguro gustara con un vinito rodeado de amigos o de la familia i que despierta recuerdos. A mi también, mi padre me llevaba por sitios muy similares a recoger setas i aun recuerdo los olores del bosque.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por leerme. Si tienes cualquier duda o sugerencia, me encantará leerla. Y si solo quieres dar tu opinión, también. Es importante para mi, así que te invito a dejar un comentario. Un beso.