jueves, 24 de abril de 2014

Cerdo caramelizado tailandés

Buenas =)


¿Que tal va la semana? Ya queda poquito para el fin de semana, así que es el momento perfecto para enseñaros una de las primeras recetas asiáticas que cociné en mi vida. A ver quien se anima!

Se trata de un cerdo ligeramente  caramelizado que se guisa en una reducción a base de caldo y salsa de soja. Es un plato que combina el dulce y el salado de maravilla, así que si os gusta experimentar con ese tipo de sabores, no dejéis de probar este. Este es un plato muy apreciado en mi casa, y la receta la he ido perfeccionando a lo largo del tiempo, después de probar varias y que ninguna me acabara de convencer.

Se sirve con una guarnición de arroz blanco de grano largo procedente de Tailandia, conocido como arroz Thai o arroz jazmín. Es muy aromático y pega con cualquier plato de pescado o carne; le da un toque especial. Además, el arroz es uno de los alimentos básicos de la dieta tailandesa, y de él obtienen su principal aporte de carbohidratos. Combinado con proteínas, como el cerdo en este caso, es un plato principal sano y equilibrado (Bueno, este en concreto lleva caramelo, pero os saltáis el postre y listo jaja). Y para los que aún piensan que el arroz engorda, sacaros ese mito de la cabeza!

Por mi parte, soy una fan absoluta de la comida china, japonesa, tailandesa y vietnamita entre otras, y muchas veces me he sentido decepcionada por los restaurantes en los que he comido. Claro que puedo pagar un pastón y comer bien, seguro que encontraría mil recomendaciones en internet. Pero yo hablo de restaurantes asequibles, restaurantes para estudiantes como yo, que hacen malabares para ajustar el presupuesto cuando salen. Por eso acabé por lanzarme a la preparación casera. Y la verdad es que cuando decides experimentar con una cocina distinta a la que acostumbras, es increíble la de técnicas e ingredientes nuevos que descubres.

Últimamente, mis experimentos van de Sushi. Lo adoro, pero no me puedo permitir gastar 15 euros a cada vez que me apetece para además quedarme con hambre. Lo he preparado tres veces en casa hasta la fecha, y es mil veces más gratificante comerlo después. Además, le tengo echado el ojo a un curso genial que se hace aquí en Valencia, en concreto ESTE por si a alguien le pudiera interesar. Así que espero poder hablaros pronto de mi experiencia con estos pequeños bocados (los mejores bocados inventados jamás) y quizás animaros a prepararlos en casa.

Mientras tanto, vamos abriendo el apetito con esta delicia dulce y salada que no os decepcionará, palabra de bloguera cocinera.

Cerdo caramelizado al estilo tailandés

Ingredientes (Para 4 personas)

Para la carne
  • 800g de carne de cerdo tierna y sin hueso (solomillo, magro, filete...)
  • 2 zanahorias medianas
  • 1/2 pimiento verde
  • 1 cebolla mediana
  • 3 cucharadas de aceite de oliva suave
  • 400g de arroz Thai (arroz oriental, arroz jazmín...)

Para el caramelo
  • 90g de azúcar blanco
  • 100ml de agua

Para la salsa
  • 500ml de agua
  • 10 cucharadas de salsa de soja (unos 120g)
  • 1 cubo de caldo de carne (esos daditos de concentrado que se usan para hacer trampa jeje)
  • 2 cucharadas de mezcla 5 especias (cassia, anís estrellado, jengibre, clavo de olor e hinojo)


Paso a paso

Pelamos y picamos la cebolla finamente. Pelamos las zanahorias y las cortamos en rodajas finas. Cortamos el pimiento verde en tiras. Reservamos. Calentamos en una olla tipo wok (aunque una normal sirve también) las tres cucharadas de aceite, mientras laminamos la carne de cerdo.


Sofreímos la carne y las verduras un par de minutos a fuego alto, para sellar la carne y evitar que pierda sus jugos. Por dentro debe estar cruda. Retiramos del fuego y reservamos.


En una cacerola, mezclamos los 500ml de agua, la salsa de soja, el cubo de caldo y las especias. Removemos y ponemos a calentar. Mientras llega a ebullición, cogemos la misma olla en la que hemos sofrito la carne y vamos preparando el caramelo. Vertemos el agua y el azúcar y subimos el fuego al máximo, sin dejar de remover. En un par de minutos, se empezará a formar un caramelo líquido y ligeramente dorado. Antes de que oscurezca mucho (si se quema, amarga) vertemos el caldo que ya debe estar hirviendo (mucho cuidado con las salpicaduras de caramelo) y mezclamos bien.


Dejamos esta mezcla a fuego medio-alto durante al menos diez minutos o hasta que el caldo se haya reducido a la mitad. Mientras tanto, ponemos una olla con abundante agua a hervir, y cuando llegue a ebullición, vertemos el arroz y seguimos las instrucciones de cocción del paquete (normalmente unos 15-18 minutos).

Cuando la salsa se haya reducido, echamos la carne y las verduras y las cocinamos a fuego medio al menos 20 minutos. Dependerá de vuestro fuego, olla, etc, pero las verduras deben quedar tiernas, la cebolla casi transparente y la carne cocida, obviamente. Para servir, untamos un bol pequeño con aceite, lo llenamos de arroz y volcamos sobre el plato. Colocamos la carne a un lado y listo.


Como probéis a cocinar este tipo de platos en casa, corréis el riesgo de no querer volver a comer en un restaurante chino. Avisad@s estáis! =)

Un beso y que aproveche!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por leerme. Si tienes cualquier duda o sugerencia, me encantará leerla. Y si solo quieres dar tu opinión, también. Es importante para mi, así que te invito a dejar un comentario. Un beso.