sábado, 19 de abril de 2014

Huevos decorados rellenos de brownie

Hola!! ¿Que tal por aquí?


Espero que todos esteis disfrutando de la Semana Santa, los más suertudos con vacaciones. Hoy os traigo una receta con varias palabras para definirla: original, divertida, diferente, sorprendente... Es una manualidad culinaria en toda regla. Consiste en decorar los típicos huevos de pascua, pero rellenos de brownie de chocolate. De hecho, del mejor brownie de chocolate que he probado jeje. Y son perfectos para regalar  en domingo de ramos, presentados en una huevera como si fueran huevos duros y así le dais una sorpresa a alguien. También valen para esconder por el jardín para que los peques los encuentren. Eso sí, son tan monos y entretenidos de hacer, y les puse tanto cariño, que me da pena comérmelos! (Pero tranquilos, que a otros no les da pena).


Estos huevos están inspirados en la receta de brownies en cáscara de huevo (o huevos-brownies, o brownies rellenos, etc) de Sandra Mangas, del blog "La receta de la Felicidad". Es mi pequeño homenaje a su talento, ya que es una de esas bloggers que me inspiran y que siempre, ante todo, me sorprenden. Y eso, hoy en día, es muy difícil. El exterior lo he decorado con colorantes alimentarios. En el blog de Sandra teneís un tutorial en el que los decora de azul bebe con lunares blancos. Yo me he liado un poco más añadiéndoles brillantitos (esos si que no se comen jaja). Han quedado entre huevos Swarovski y huevos Fabergé, que parecen joyitas xD.

Además, hoy estoy muy contenta de compartir esta receta con vosotros porque al fin he sacado tiempo para preparar mi primer paso a paso en imágenes. Y es que la receta lo merecía. Espero que os guste y lo pongáis en práctica. No para mañana seguramente (culpa mía, siempre me pilla el toro para publicar en estas fechas especiales), pero para regalar en cualquier momento del año también sirven.


La receta del brownie la tenía guardada desde hacía mucho en mi lista de pendientes. Es de Virginia, del blog SweetandSour (por el que os animo a pasaros. Me tiene fascinada con fotos preciosas y recetas muy exóticas). Ella a su vez saco la receta del libro de Trish Deseine, "Pasión por el chocolate". Así que gracias a las dos, a la primera por crear la receta y a la segunda por hacérmela descubrir. Y sin más, os dejo con la receta; que ya es larga de por si como para que yo me enrolle más.



Huevos decorados rellenos de Brownie

Ingredientes (Para 8 o 12 huevos rellenos)

Para vaciar y limpiar los huevos
  • Palillo de brocheta
  • Agua con sal (100g de sal por cada litro de agua)

Para decorar los huevos
  • Agua
  • Vinagre blanco
  • Colorantes alimentarios
  • Cinta adhesiva, pegatinas, etiquetas...

Para el brownie (8 huevos)
  • 95g de mantequilla sin sal
  • 120g de chocolate negro 70%
  • 2 huevos
  • 225g de azúcar blanco
  • 90g de harina de trigo
  • Una pizca de sal

Para el brownie (12 huevos)
  • 142g de mantequilla sin sal
  • 180g de chocolate negro 70%
  • 3 huevos
  • 337g de azúcar blanco
  • 130g de harina de trigo
  • Una pizca de sal


Paso a paso. Hoy si que si, en imágenes =)

Lo primero que haremos será vaciar y limpiar las cáscaras de huevo que luego rellenaremos. Con un palillo de brocheta o la punta de un cuchillo hacemos un agujerito en la base del huevo y lo agrandamos con los dedos hasta que os quepa la punta del dedo meñique. Ayudándonos del palillo, vaciamos el contenido del huevo en un bol. Reservamos dos o tres (según la receta elegida) para usarlos en el brownie. El resto se guarda para una tortilla, que aquí no se tira nada. O para una tarta de zanahoria o unas tartaletas de limón, al gusto =P Se enjuagan un poco los huevos bajo el grifo y se sumergen en el agua salada una media hora como mínimo, para matar bien los gérmenes y evitar cualquier riesgo de salmonella.


Mientras pasa media hora, preparamos el brownie. En un bol resistente al calor, troceamos el chocolate y la mantequilla y derretimos en el microondas en intervalos de 30 segundos a potencia máxima, con cuidado de que no se queme el chocolate. Mezclamos hasta obtener una pasta lisa y homogénea. Añadimos los huevos batidos y volvemos a mezclar. Agregamos el azúcar poco a poco y cuando esté, incorporamos la harina. Reservamos.


Pasada media hora, sacamos las cáscaras de su baño salado, y las volvemos a enjuagar bajo el grifo. Reservamos. Para cada color que vayamos a utilizar, preparamos un vaso de 200ml de agua, con una cucharada de vinagre blanco y una pizca de colorante. Pensad que si utilizáis colorante en gel o pasta, con mojar la punta de una cucharita es suficiente. Yo preparé seis vasos con colorantes en gel de la marca Wilton: amarillo, naranja, rojo, rosa, morado y azul.


Bañamos cada huevo durante unos 30 segundos, dándole vueltas con la cuchara para que se impregne bien por todas partes. A más tiempo en el agua, más intenso el color. Pero tened en cuenta que si queréis decorarlos a rayas la base debe ser clarita, para que al darles el segundo baño se note la diferencia. Sacamos el huevo y lo secamos con papel de cocina. Os recomiendo usar guantes, o lavaros bien las manos entre un color y otro, si no queréis ir manchando todos los huevos.


Y este es el resultado:


Para las rayas, pegamos cinta adhesiva o celo en los huevos formando el dibujo que queremos (yo utilicé etiquetas adhesivas blancas) y sumergimos esa parte del huevo en el vaso. Esta vez esperamos de 45 segundos a un minuto, para obtener un color más intenso. Secamos y retiramos la cinta.


Precalentamos el horno a 190º calor arriba y abajo. Para cocer los brownies, vamos a utilizar un molde con cavidades pequeñas, como flaneras individuales, molde de cupcakes, de muffins, etc. Rellenamos los huecos con papel de aluminio para que los huevos no se muevan del sitio. Echamos un chorrito de aceite en cada cáscara y le damos vueltas para que se impregne bien. Vaciamos el sobrante.


Llenamos una manga pastelera sin boquilla con la masa de brownie y cortamos la punta. Rellenamos los huevos casi hasta arriba, dejando un dedo vacío, ya que la masa no lleva levadura y no subirá mucho.


Horneamos unos 25 minutos. Sacamos del horno y colocamos el molde en una bandeja con agua fría para detener la cocción. Nos interesa mantener el interior del brownie bien jugoso. Si se os ha desbordado un poco la masa, no pasa nada. Retiramos los restos mientras está caliente y se va enseguida. Dejamos enfriar.


Ahora podemos decorarlos con adhesivos brillantes o tal cuál también quedan muy bonitos. Como más os guste. Yo compré los brillantitos en un bazar chino por un euro y aún me quedan para celebrar pascua los diez próximos años.



Ya solo os queda degustar el mejor y más original brownie del mundo. O guardarlos corriendo en una huevera para no acabar con todos de una sentada.


Un beso chocolateado y felices Pascuas! 
Gracias por leerme.


6 comentarios:

  1. Uoooo alucinante!!! Que preciosidad y menuda pinta tienen.... muy bien explicada la receta!

    ResponderEliminar
  2. Preciosos, y seguro que deliciosos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! =) Estaban riquisimos, la próxima vez planeo hacerlos con blondie en lugar de brownie.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Bon dia Cass, qué valiente hacer una receta de la "Maestra".
    Te han quedado geniales. Muy Fashion!!

    Un Saludo.

    Xènia Roca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Xènia!! Me alegro de que te gusten.
      Un beso

      Eliminar

Muchas gracias por leerme. Si tienes cualquier duda o sugerencia, me encantará leerla. Y si solo quieres dar tu opinión, también. Es importante para mi, así que te invito a dejar un comentario. Un beso.