martes, 1 de abril de 2014

Queso fresco con ajo y finas hierbas

Hola!

Hoy os traigo una receta super fácil, rica y de no veas como quedas de bien cuando le dices a tus invitados: lo he echo yo! =)


Siempre he sentido curiosidad por la forma en que se prepara el queso. O por lo menos desde que lo preparé a los seis años en la granja escuela. Y desde entonces tenía ganas de volver a hacerlo. El método que os enseño hoy no tiene nada de difícil, ni supone ninguna espera eterna, ni tiempo de curado. Simplemente necesitáis leche fresca y un ácido para cuajar, ya sea limón como he utilizado yo, o su equivalente en vinagre (aunque es mejor reservarlo solo para preparaciones saladas). 

En menos de una hora, tendréis queso fresco de untar, listo para comer y para dejar alucinando a todos. El acabado final no es una textura lisa como el queso crema, tiene algo más de cuerpo. Aunque tenéis la opción de batirlo mucho para hacerlo más suave. Me recuerda a un queso muy apreciado en Francia que se llama Boursin (por si hay algún francés en la sala); no sé si habrá un equivalente en España, pero si lo encuentro, os lo digo. 

En cuanto a personalizarlo, yo hoy he preparado el típico de ajo y finas hierbas, pero las combinaciones son infinitas. Natural, con una pizca de sal, con tomate, con aceite, o dulce; con miel, chocolate, mermelada. En fin, lo que digo siempre, experimentar y echarle imaginación. Yo lo serví con unas rodajitas de pan, pero también pega con rosquilletas, saladitos, pan tostado, crakers...


Para picar está buenísimo, y para unas tostadas ni os cuento ya. En cuanto a conservación, yo diría que unos 3 o 4 días en la nevera, tapado con film, aguanta perfectamente. Pero dudo mucho que de para tanto, al menos si os gusta el queso tanto como gusta en mi casa, que no llegó ni a la cena. 



Queso fresco con ajo y finas hierbas

Ingredientes (para 250g de queso)

  • 1 litro de leche fresca semidesnatada
  • Zumo de dos limones
  • 3 cucharadas de nata líquida
  • 1 escaloña pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de perejil picado
  • 1 cucharadita de cilantro picado
  • Sal y pimienta 

Paso a paso

Ponemos la leche a calentar en un cazo. Cuando alcance 40º, paramos el fuego y echamos el zumo de limón. Movemos un poco con una cuchara y dejamos cuajar durante unos 15 minutos. El proceso es muy rápido. Mientras tanto preparamos un paño fino para escurrir el queso. Yo no tenía así que utilicé un colador forrado con gasas y funciona perfectamente. Echamos la mezcla y dejamos escurrir mínimo 20 minutos. Si dejáis mucho suero, el queso estará aguado. 
Mientras tanto, picamos la escaloña y el ajo muy finos. En un bol, mezclamos el queso, la nata y el resto de ingredientes, y mezclamos con un tenedor. Ajustamos de sal y pimienta y listo.

Notas

  • Os aconsejo refrigerarlo un par de horas, mejora mucho.


Un beso =)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por leerme. Si tienes cualquier duda o sugerencia, me encantará leerla. Y si solo quieres dar tu opinión, también. Es importante para mi, así que te invito a dejar un comentario. Un beso.